lunes, 3 de diciembre de 2012

Recursos artísticos para hacer hablar al alma



Muchas veces nos ocurren cosas y pasamos por estados en los que no somos capaces de reconocer en ellos palabra alguna que pueda expresar lo que nos pasa. Tal vez es tan profundo que ni si quiera somos conscientes del todo. Los conflictos que se nos presentan en la vida se pueden convertir en una barrera que no nos permita ver más allá de eso. El alma habla, pero normalmente no se expresa a través de tus palabras, y en algunas ocasiones, tendemos a no hacerle demasiado caso. Las producciones artísticas son una manera de liberarse y de abrir otros canales de comunicación mucho más interesantes. Todo malestar psicológico puede ser tratado con terapia artística, ya sea originariamente un mal de nuestra mente o secuela de un mal físico.

La Arteterapia consiste en el uso de la creatividad en el proceso de transformación artística y del trabajo con los materiales (música, plástica, teatro, danza,…) para rehabilitar a una persona con dificultades físicas o mentales. Se basada en un sistema de trabajo personal  y transpersonal  como medio de expresión y sin unos objetivos rígidos. Se pone especial atención a la creatividad y al desarrollo artístico espontáneo sin requisitos perfeccionistas y ni técnicas artísticas concretas. Es un proceso de construcción artística para transformar la realidad,  poner  soluciones creativas y trasladarlo a otras situaciones.

Esta disciplina es usada principalmente por psicólogos, psiquiatras, arteterapeutas  y educadores. Por un lado se utilizan sobre todo elementos plásticos como canales que abren una vía de comunicación del paciente con el terapeuta, para después dar aclaraciones verbales a lo que se ha producido. Por otro lado está la tendencia que se centra en lo artístico sin pasar por la palabra. La terapia artística es para todas las edades y constituye una práctica muy reconfortante que no es nueva, pero es ahora cuando está emergiendo con más fuerza para combatir dificultades emocionales y psicológicas.



¿Quién no ha cogido nunca un lápiz, un boli, una brocha, y se ha sentido en parte liberado? Libertad. Es como volver a la infancia y descubrir los materiales, los colores, la comunicación, el cuerpo, realizar un sueño y expresarlo. Ese sueño sale del interior, entonces ya no hablas tú, está hablando tu alma. Cualquier momento es bueno, tal vez sea el momento de parar y escuchar lo que dice.

No hay comentarios: